Preservar el ambiente, un compromiso de todos

Proteger la fauna y flora, las fuentes hídricas y la calidad del aire debería hacer parte de nuestra cotidianidad. Por esa razón, durante cada mes del año, a nivel mundial se realizan actividades y festividades enfocadas a la preservación del medio ambiente, una tarea que nos corresponde a todos y de la cual podemos hacer desde nuestras labores cotidianas como estar en casa, en la escuela o el trabajo.

Por eso la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena te regalará unos sencillos consejos para aportarle a nuestro medio ambiente, pequeñas acciones que le permitirán a nuestras futuras generaciones gozar de un mejor planeta. 

  

¿Qué celebramos en abril?

19 de abril: A nivel mundial se celebra el Día de la Bicicleta, con el objetivo de promover el uso de este medio de transporte, el cual además de no generar emisiones contaminantes hacia la atmosfera, estimula la salud física y mental.

21 de abril: Se celebró el Día Mundial de la Biodiversidad, una fecha importante en Colombia, teniendo en cuenta que, es el segundo país más biodiverso del mundo y el primer país con mayores especies de aves en el planeta.

22 de abril: El Día Internacional de la Madre Tierra se viene celebrando desde hace cerca de 50 años, luego de la movilización de aproximadamente 20 millones de estadounidenses que exigían un ambiente sano y sustentable. En este día se reconoce al Planeta Tierra como nuestro hogar.

29 de abril: Se conmemora en Colombia el Día del Árbol, una fecha en la cual se busca proteger las zonas verdes, promover la siembra de árboles y evitar la tala indiscriminada. Cabe recordar que, los árboles reducen la temperatura del área circundante, contribuyen a disminuir los escurrimientos e inundaciones, y ayudan a reducir la contaminación del aire.

 
    

Recomendaciones para contribuir al cuidado del medio ambiente:

En tu casa:

  1. Apaga las luces y aparatos electrónicos cuando no los estés usando.
  2. Evita los desechables como vasos plásticos y pitillos: el 90% de la basura que llega a los océanos es plástico. Bolsas, empaques, pitillos y cubiertos de cocina, son los más comunes.
  3. Planta un árbol: los árboles son los principales actores en el combate contra el cambio climático, pues absorben el CO2, removiendo y almacenando el carbono al tiempo que liberan oxígeno al aire.
  4. Cierra la llave mientras te enjabonas: una llave abierta gasta en promedio entre 7 y 11 litros de agua por minuto. Si la cierras mientras te lavas los dientes o te enjabonas, el ahorro es bastante significativo, tanto para el medio ambiente como para tu bolsillo. 

Al transportarte

  1. Utiliza transporte público o comparte tu auto: el transporte público es la alternativa más beneficiosa para nuestro medio ambiente, en especial si es en Transcaribe que funciona a gas y tiene emisión de gases mucho menor
  2. Cada vez que puedas, camina. Además de no contaminar el ambiente, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular.
  3. No tires basura en la calle, guarda tu residuo hasta encontrar una caneca para disponerlo.
  4. Usa la bicicleta como medio de transporte alternativo, ya que mejora tu salud física y mental y es un transporte ecoamigable.

 

En tu trabajo:

  1. Reduce el uso de impresoras, utilizando recursos electrónicos.
  2. Reutiliza hojas impresas para tomar apuntes o imprimir borradores en su reverso.
  3. Apaga tu computador cuando no lo estés utilizando.
  4. Si tu oficina se encuentra en los primeros pisos, usa la escalera: te ayudará en tu salud física y ahorrará energía.

En la escuela:

  1. Mantén tu aula de clase limpia y colabora en la limpieza de áreas comunes.
  2. Organiza y realiza campañas sobre el cuidado del agua y demás recursos naturales. Crear consciencia desde temprana edad es fundamental.
  3. Propón sembrar árboles en tu escuela. Aunque las escuelas ya son más conscientes de la necesidad de realizar acciones por nuestro medio ambiente, la real formación proviene de casa.
  4. Cuida las zonas verdes de tu escuela. No arranques plantas ni flores, al contrario, cuídalas, apadrina alguna y riégala todos los días y háblales, hay quienes afirman que las plantas no solo son muy sensibles a las vibraciones de la voz humana, sino también a los estados de ánimo de sus cuidadores.