En una emotiva ceremonia, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, institución con 95 años dedicados al fomento de la cultura ciudadana, la protección y la promoción de la convivencia pacífica, el resguardo del patrimonio común y la sostenibilidad ambiental, reconoció el esfuerzo de 3 ciudadanos que desde sus comunidades lideran proyectos de transformación social, desde el fomento de la cultura ciudadana, sostenibilidad ambiental o preservación del patrimonio inmaterial.

De la idea  de tres jóvenes emprendedores quienes le apuntaban a crear un proyecto de ciudad verde, en el que la conciencia ambiental y el sentido de pertenencia prevalecieran, nació Abonos Sostenibles, institución inicialmente encaminada a la producción  de abono, utilizando el estiércol que se genera en las pesebreras de Chambacú y Marbella, para mitigar el daño causado al caño Juan Angola y la ciénaga.

Hoy, Abonos Sostenibles, crea, administra, impulsa y lidera incitativas únicas de ciudad, como proyectos ambientales de:

  • Seguridad alimentaria, entregando a comunidades de la ciudad herramientas y conocimientos para la producción local (como la creación de huertas comunitarias) y economías colaborativas.
  • Manejo y aprovechamiento de residuos, especialmente orgánicos.
  • Mantenimiento y embellecimiento paisajístico de la ciudad, con apoyo entidades públicas y privadas.

Premisas con las que la institución aspira mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y crear conciencia (en ciudadanos y visitantes) sobre la responsabilidad que se tiene con el desarrollo de la ciudad.

Además, como parte de sus procesos de responsabilidad social corporativa, un gran porcentaje de la producción de semillas y abonos orgánicos en la empresa es destinado a los proyectos antes mencionados.

Más de 3.000 kilos abonos orgánicos y 50.000 semillas se entrega anualmente.

Mientras que, todos los proyectos, se llevan a cabo con personal especializado y el apoyo de cientos de voluntarios y entidades que los respaldan.

Según George Salgado, líder de esta iniciativa, “A largo plazo, Abonos Sostenibles, como una compañía dinámica cambiante y adaptable, visiona crear una red de producción regional, llevando mecanismos sostenibles a términos regionales, certificando a campesinos para que pueda establecerse una tienda campesina en la ciudad”.

A partir de la necesidad de salvaguardar la identidad gastronómica de la región y de mostrar un producto autóctono que hable de nuestras raíces y nuestra historia, reconociendo la importancia cultural, histórica, social e identitaria que el caribe representa para el país y para la región en general, nació Caldero Caribe, una iniciativa de muchos cocineros, que se viene gestando desde hace más de 10 años y pretende resaltar la importancia de que el cocinero se reconozca como actor de una gran cadena, que materializa los sueños de todos los que participan en la tan humana labor de alimentarnos.

Es importante destacar que quienes pertenecen a este colectivo no son solo cocineros, o chefs, sino que son los artistas que toman un producto y lo transforman, para brindar una maravillosa experiencia al consumidor final.

También, manteniendo la conciencia de una cocina tradicional, Caldero Caribe, participa de actividades de compartir un plato, iniciativas mundiales que buscan el aprovechamiento del alimento en todos los sentidos y brinda pequeños talleres que ayudan a formar a las personas que tienen ideas de emprendimiento, resaltando todo el argumento de la identidad y la importancia de las buenas prácticas de manipulación de los productos e insumos para la cocina.

En su equipo de trabajo, Caldero caribe cuenta, como base con 6 personas. Sin embargo, cabe resaltar el apoyo significativo de los jóvenes que, desde sus grupos de estudio de cocina tradicional, apoyan la iniciativa, sumando hasta un total de 80 personas que participan de manera activa en la fundación:

 

  • Desde la academia, direccionando la formación de los futuros cocineros, para filtrar su aprendizaje, y llevarlos al punto, que cada uno en su quehacer se convierta en un multiplicador de los principios de la fundación.
  • Desde lo operativo, cuando magistralmente se puede interpretar en un plato, o dos, o en una carta completa, dando la oportunidad a quien disfruta la experiencia de comer de hacer un recorrido por la región.
  • Colectivamente, participan de actividades que hablen de una alimentación justa, limpia y sana, convirtiendo, cada uno de esos valores, en pilares para sus ejecuciones, porque, cuando se empieza a comprender de manera real y sistemática conceptos como el de la seguridad alimentaria, se le comienza a dar valor a cada producto y a quien lo hace posible.

 

Caldero Caribe, quiere que todos los cocineros de Cartagena hagan parte del colectivo, aunando fuerzas para dar a conocer la región Caribe, además de comprender que, si bien es bueno disfrutar del reconocimiento que brinda el oficio, es mucho más importante conocer la realidad del mismo.

 

En palabras de Marling Thorrens, cocinera y representante legal de la fundación: Somos cocineros porque tenemos unas habilidades especiales de interpretar y expresar en platos servidos nuestro contexto. La cocina es un espacio para crecer desde lo humano, y tocar directamente lo humano en otra persona.

 Finalmente, dentro de los programas que se vienen para Caldero Caribe, se quiere: (1) impactar más en el sector de A&B y las comunidades y (2) abrir canales directos entre los productores primarios y los establecimientos; lo que no solo minimizaría costos en la transformación de los alimentos, sino que le daría protagonismo directo al campesino, como encargado de cuidar del producto el tiempo que este necesita para llegar a la mesa. Todo ello, porque, comprender la cocina desde su cosmovisión, es aprender a comer, es sanarse a través del alimento y brindar seguridad social.

Una batería usada parece ser un simple artículo inofensivo, sin embargo, estas representan un riesgo para la salud y deben desecharse de forma diferente a los demás residuos del hogar, ya que contienen metales pesados, que hacen que, cuando llegan al final de su vida útil, se conviertan en residuos peligrosos.

 “Pilas con el Ambiente” es el programa colectivo de posconsumo de baterías, liderado por la Cámara de Electrodomésticos de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y conformado por las principales compañías del sector de pilas en el país, para dar cumplimiento a la resolución 1297 de julio del 2010 del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

Este programa busca promover una cultura de recolección de pilas domésticas. Además de plantearse como reto principal el conseguir apoyo de todos los actores públicos, privados y el consumidor final, para cerrar el ciclo de vida del producto de manera conjunta, de forma que se le pueda dar un manejo ambientalmente adecuado, y se cumplan las metas de recolección para llevar los recursos obtenidos a niños en condición de discapacidad.

Imagen tomada de: https://pilascolombia.com/

Pilas con el ambiente ha colocado más de tres mil (3000) puntos de recolección a nivel nacional y cuenta con tres mecanismos de recolección, que disponen los contenedores en:

  • Canal Comercial: Con contenedores dirigidos al consumidor final en puntos como centros comerciales, almacenes de cadena, entre otros.
  • Canal institucional: Para todas las organizaciones que generan este residuo y/o realizan jornadas de recolección.
  • Jornadas de recolección.

 

Las pilas reunidas son transportadas a un centro de acopio y llevadas a su disposición final con una entidad con licencia ambiental, cumpliendo los parámetros requeridos.

 

Los tipos de pilas que puedes colocar en los contenedores son las siguientes:

Imagen tomada de: https://pilascolombia.com/

¿Dónde puedes disponer tus baterías en Cartagena?

Operación abierta: Puntos en los que cualquier persona puede dejar pilas.

  1. Carulla Santa Lucía. CC. Santa Lucia Diag. 31Nº 57-175
  2. Servicios Fonoaudiológicos del Caribe. Centro Médico Los Ejecutivos Consultorio 301
  3. Sao La Plazuela. Diag. 31 Nº 71-130 Multicentro
  4. Makro Cartagena. Cra. 59B Nº 30D-21
  5. Éxito Cartagena. Clle. 31 Nº 69-75
  6. Surtigas S.A E.S.P. Av. Pedro Heredia Clle. 31 Nº 47-30
  7. Aguas de Cartagena. Tr. 45 Nº 26-160 Barrio Paraguay
  8. Carulla Villa Susana. Manga Cra. 20 Nº 21A-31
  9. Edificio Citibank. Centro Avenida Venezuela Piso 5 - Ofi. 51
  10. DROGUERIA PLAZA CIBELES BOCA GRANDE. Carrera 3 # 4 - 21 Plaza Cibeles

Operación cerrada: Puntos en los que únicamente los trabajadores, estudiantes o visitantes pueden desechar pilas

  1. Zona Industrial Mamonal Km. 8
  2. Colegio Nuestra Señora de Fátima. Diag. 31 N° 85-158 Barrio Ternera
  3. Departamento de Policía. Barrio Blas de Lezo Manzana 10 Local 13
  4. ANDI Seccional Bolívar. Mamonal Km. 5 Sector Puerta de Hierro
  5. Policía Metropolitana. Clle. Real N° 24-03, Barrio La Manga
  6. Base Naval ARC "Bolívar". Cra. 2 Nº 10-02 Barrio Bocagrande, Av. San Martín

 

Fuente:
https://pilascolombia.com/
https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/21363/medio-ambiente

Fueron casi 50 iniciativas transformadoras las que se inscribieron a nuestro concurso “Reconocimientos Mi Apellido es Cartagena”, con los que la SMPC se propone visibilizar buenas prácticas ciudadanas que giren en torno a sus tres líneas estratégicas.

Hablamos con cada uno de los preseleccionados para que nos contaran más de sus propuestas. Visita nuestras redes sociales @smpcartagena y permítenos conocer qué iniciativa crees que impacta más en nuestra ciudad y genera cambios verdaderamente positivos en las comunidades.

 

Por la categoría de Sostenibilidad Ambiental compiten:

  • Renovación de cuerpos de agua Ciénaga de la Virgen: Betty Ospino Anaya es líder del Movimiento Independiente Comunitario, colectivo con el que inició en el año 2015, la renovación ambiental de Olaya Sector el Progreso en el año 2015, ante su preocupación por la apropiación de la comunidad hacia la Ciénaga de la Virgen. “Hay personas que han rellenado este cuerpo de agua, que la ensucian o la utilizan de baño, esto poco a poco va matando este hábitat y generando una gran problemática de salud”, explica Ospino.

El Movimiento Independiente Comunitario se concentra en la renovación, reforestación y saneamiento del humedal, con la finalidad de que pueda ser aprovechando con fines de ecoturismo, recreación y deportes náuticos.

Edwin Figueroa, quien también forma parte de este movimiento, asegura que el sueño que tienen es poder tener los recursos para salvar la ciénaga mediante la siembra de mangle, el diseño y puesta en marcha de un parque lineal y la ejecución de un proyecto de concientización con las comunidades para que se involucren en su cuidado.

 

  • Recuperación de espacios verdes: Isabel Romero Mercado es una dirigente comunal que en 8 años de trabajo por las zonas verdes del barrio Martínez Martelo, ha logrado cambiar el entorno de este sector, dotándolo de espacios para el disfrute de todos. Una cancha sintética, la adopción de zonas verdes, canecas para disposición de residuos, un parque con distintos tipos de plantas florales y aromáticas, han sido algunos de sus logros.

Para Isabel, Martínez Martelo es uno de los mejores barrios que tiene la cuidad, puesto que es un sector privilegiado con la vegetación, y con el cuerpo de agua que la rodea: la Ciénaga de las Quintas. Sin embargo, su mantenimiento requiere del cuidado y el interés de toda la comunidad, lo cual ha sido para ella un compromiso y quizás su más grande meta. Es así como ha logrado convertir con su gestión ante el sector público y privado, zonas verdes en abandono, en parques que son zonas de recreación no solo de los habitantes de su barrio, sino de zonas aledañas como Paraguay, El Prado, Amberes, entre otras.

 

  En la categoría de Cultura Ciudadana contamos con estos preseleccionados:

  • Pan pa’ todos: Arturo Rojas García, fundador de la iniciativa Pan pa’ todos, vigente desde el año 2017, asegura que esta implementa estrategias que permiten mejorar la calidad de vida de las personas vulnerables y en situaciones poco favorables. Dichas estrategias se hacen con el fin de generar desarrollo humano, promoviendo así una Cartagena más equitativa e incluyente.

Trabajan enfocados en tres grupos poblacionales: niños, realizando la “adopción” de algunos de ellos para la recolección de elementos y alimentos que les permitan mejorar su calidad de vida; adultos mayores, realizando actividades en Centros Asistenciales  y Habitantes de Calle, con quienes realizan jornadas de alimentación.

Nelson Reyes, Coordinador de Comunicaciones, menciona que con esta iniciativa esperan ir mucho más allá de brindar una fuente de alimentación a las personas más vulnerables, esperan ser una entidad que permita dignificar a los Niños, Adultos Mayores y Habitantes de Calle en los diferentes aspectos y brindarle un espacio  en el que puedan ser cobijados en materia de salud, educación, atención integral, psicológica, entre otros.

 

  • La casa de los sueños: Es el nombre de esta iniciativa promovida por Luis Fernando Martínez, joven cordobés de 19 años, estudiante de Administración de Empresas, quien desde hace 4 años decidió luchar a favor de los niños, niñas, adultos mayores, madres cabeza de hogar y personas víctimas del conflicto armado -que son más del 96% de la población de su comunidad del barrio Cerros de Albornoz-, a través de charlas y gestión de proyectos productivos.

Luis Fernando diariamente improvisa en las afueras de su casa una escuela para todos aquellos niños y jóvenes del sector que ante su problemática social, no se encuentran matriculados en instituciones de educación y a quienes les imparte clases de inglés, matemáticas, ciencias, lenguaje, ética y valores.

“En Cerros de Albornoz tenemos más de 1300 niños, de ellos sólo el 31% tiene acceso a la educación. Ese restante es nuestro objetivo, por ellos trabajamos día a día, a muchos hemos podido vincularlos a este proyecto , lo cual me llena de orgullo y satisfacción, puesto que un niño educado en el mañana no será un problema para la sociedad, no se convertirá en un atracador ni en un pandillero, sino en un hombre con valores que eche para adelante por su comunidad”, explica Luis Fernando.

  

En la categoría de Patrimonio Inmaterial:

  • Bailar para mejorar el mundo: Duván Muñoz Chacón, es un joven de 17 años habitante del barrio Nelson Mandela, quien cree que mediante las artes, en especial el baile, se construyen valores y estos a su vez permiten la formación mejores seres humanos.

Fue así como junto con un amigo coreógrafo, decidió crear la academia The Big Family, con el objetivo de que los jóvenes de su comunidad se alejaran de las problemáticas sociales que lastimosamente son comunes en estos sectores, como drogadicción, alcoholismo y vandalismo y encontraran en la danza una alternativa para el sano disfrute de su tiempo libre y el mejoramiento de sus condiciones físicas y sociales.

 “La danza produce beneficios no solo físicos sino mentales para quienes la practican, ya que ejercitas el cuerpo, la mente y el alma mientras bailas. Es por ello que estamos convencidos de que un cuerpo y mente sana, permanecerá alejado de los problemas y por el contrario, será útil para la sociedad”, explica Duván.

 

  • Galería de Arte Getsemaní Vivo: Jesús Taborda Puello, es promotor de cultura, arte y turismo de Cartagena, en especial del sector de Getsemaní. Su iniciativa es la de convertir la Galería de Arte Getsemaní Vivo en un Centro de Promoción Cultural y Turístico, que permitiría impactar en la promoción del barrio como un sitio de obligada visita en Cartagena, en la que encontrarían información de la ciudad y muestras culturales de pintura que realizaría junto con 40 pintores de Cartagena vinculados a sus proyectos, entre otras manifestaciones culturales como conversatorios, lanzamiento de libros, exposiciones de fotos y musicales.

“Quiero resaltar lo que Getsemaní ha representado dentro del contexto social, cultural e histórico de Cartagena. Es un barrio que en este momento está de moda nacional e internacionalmente, por ello en él hay mucha tela que cortar. Es una zona con proyección, con riqueza, con legado. Tenemos que apoyarlo”, explica.

Taborda es además el organizador del musical de la ‘Serenata en Getsemaní’ desde hace 14 años. Con la canción ‘Gózate mi fiesta’, fue ganador del disfraz colectivo en el 2015 y el 2016. Además realizó el video-documental ‘El Icono’ en homenaje a Jorge Artel.

Luego de una primera revisión de las iniciativas postuladas a los Reconocimientos Mi Apellido es Cartagena, la Junta Directiva de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena ha preseleccionado 6 proyectos comunitarios, dos por categoría, que estarán compitiendo por el premio mayor de cada una de ellas. 

Con el objetivo de ofrecer conocimientos teóricos y de aplicación práctica inmediata para transformar un espacio pequeño (un balcón, una terraza, una parcela pequeña o un jardín) en una huerta familiar, empleando especies de plantas hortícolas, aromáticas y medicinales bajo los lineamientos de la Agricultura Urbana, la SMPC será escenario de un Curso Teórico – Práctico sobre Agricultura Urbana, promovido por Abonos Sostenible, teniendo en cuenta la fuerte inclinación de esta institución por la preservación de la sostenibilidad ambiental de la ciudad.

La Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena – SMPC, como entidad líder durante 95 años en el fomento de la cultura ciudadana, la protección y la promoción de los derechos de los ciudadanos de Cartagena, la convivencia pacífica, el resguardo del patrimonio común y la inclusión, lanza el curso “Cartagena: Gestión de las ciudades, cooperación y cultura ciudadana”, en convenio la Universidad EAFIT.

Con el objetivo de reconocer y visibilizar a ciudadanos que realicen acciones cívicas enmarcadas dentro de las líneas estratégicas de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, esta institución con 95 años de existencia en la ciudad trabajando por el fortalecimiento del espíritu cívico y cultural, el cuidado, protección y conservación del patrimonio natural, histórico y cultural, lanza los Reconocimientos “Mi Apellido es Cartagena” a través de su página web y redes sociales.