Este 31 de octubre, gracias a una alianza establecida entre la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena y Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar (Unibac) ofrecimos un concierto de la Orquesta Sinfónica de Bolívar a cerca de 80 niños internados en el Hospital Infantil Napoleón Franco Pareja conocido como la Casa del Niño.

En el marco del Mes del Patrimonio, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena decidió llevar a cabo la 1era Carrera de Observación en la cual a través de una metodología lúdica, se pudiera hacer un llamado a los ciudadanos para sembrar en ellos ese interés vivo y latente por reconocer parte de la historia de nuestra ciudad, historia que se forjó hace muchos años en las calles que recorremos día a día.

La Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena se une a la celebración del Mes del Patrimonio con la realización de una Carrera de Observación por el Centro Histórico de Cartagena, considerado desde hace 34 años como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Unesco.

En el marco de los Reconocimientos Mi Apellido es Cartagena, realizados por la Sociedad de Mejoras Públicas, con el propósito de visibilizar buenas prácticas ciudadanas, se dio a conocer la historia del Movimiento Independiente Comunitario del barrio Olaya Herrera, sector el Progreso, el cual trabaja por la renovación, reforestación y saneamiento de la Ciénaga de la Virgen.

Considerando que la construcción del Proyecto Aquarela Multifamiliar afecta de manera irreparable el factor paisajístico y arquitectónico del Castillo de San Felipe de Barajas y pone en peligro la declaración como Patrimonio Histórico de la Humanidad, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena - SMPC coincide con el informe y recomendación,

En el marco de los Reconocimientos Mi Apellido es Cartagena, realizados por la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena con el propósito de visibilizar buenas prácticas ciudadanas, se dio a conocer la historia del Movimiento Independiente Comunitario del barrio Olaya Herrera, sector el Progreso, el cual trabaja por la renovación, reforestación y saneamiento de la Ciénaga de la Virgen, con la finalidad de que pueda ser aprovechando con fines de ecoturismo, recreación y deportes náuticos.

En una emotiva ceremonia, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, institución con 95 años dedicados al fomento de la cultura ciudadana, la protección y la promoción de la convivencia pacífica, el resguardo del patrimonio común y la sostenibilidad ambiental, reconoció el esfuerzo de 3 ciudadanos que desde sus comunidades lideran proyectos de transformación social, desde el fomento de la cultura ciudadana, sostenibilidad ambiental o preservación del patrimonio inmaterial.

De la idea  de tres jóvenes emprendedores quienes le apuntaban a crear un proyecto de ciudad verde, en el que la conciencia ambiental y el sentido de pertenencia prevalecieran, nació Abonos Sostenibles, institución inicialmente encaminada a la producción  de abono, utilizando el estiércol que se genera en las pesebreras de Chambacú y Marbella, para mitigar el daño causado al caño Juan Angola y la ciénaga.

Hoy, Abonos Sostenibles, crea, administra, impulsa y lidera incitativas únicas de ciudad, como proyectos ambientales de:

  • Seguridad alimentaria, entregando a comunidades de la ciudad herramientas y conocimientos para la producción local (como la creación de huertas comunitarias) y economías colaborativas.
  • Manejo y aprovechamiento de residuos, especialmente orgánicos.
  • Mantenimiento y embellecimiento paisajístico de la ciudad, con apoyo entidades públicas y privadas.

Premisas con las que la institución aspira mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y crear conciencia (en ciudadanos y visitantes) sobre la responsabilidad que se tiene con el desarrollo de la ciudad.

Además, como parte de sus procesos de responsabilidad social corporativa, un gran porcentaje de la producción de semillas y abonos orgánicos en la empresa es destinado a los proyectos antes mencionados.

Más de 3.000 kilos abonos orgánicos y 50.000 semillas se entrega anualmente.

Mientras que, todos los proyectos, se llevan a cabo con personal especializado y el apoyo de cientos de voluntarios y entidades que los respaldan.

Según George Salgado, líder de esta iniciativa, “A largo plazo, Abonos Sostenibles, como una compañía dinámica cambiante y adaptable, visiona crear una red de producción regional, llevando mecanismos sostenibles a términos regionales, certificando a campesinos para que pueda establecerse una tienda campesina en la ciudad”.

A partir de la necesidad de salvaguardar la identidad gastronómica de la región y de mostrar un producto autóctono que hable de nuestras raíces y nuestra historia, reconociendo la importancia cultural, histórica, social e identitaria que el caribe representa para el país y para la región en general, nació Caldero Caribe, una iniciativa de muchos cocineros, que se viene gestando desde hace más de 10 años y pretende resaltar la importancia de que el cocinero se reconozca como actor de una gran cadena, que materializa los sueños de todos los que participan en la tan humana labor de alimentarnos.

Es importante destacar que quienes pertenecen a este colectivo no son solo cocineros, o chefs, sino que son los artistas que toman un producto y lo transforman, para brindar una maravillosa experiencia al consumidor final.

También, manteniendo la conciencia de una cocina tradicional, Caldero Caribe, participa de actividades de compartir un plato, iniciativas mundiales que buscan el aprovechamiento del alimento en todos los sentidos y brinda pequeños talleres que ayudan a formar a las personas que tienen ideas de emprendimiento, resaltando todo el argumento de la identidad y la importancia de las buenas prácticas de manipulación de los productos e insumos para la cocina.

En su equipo de trabajo, Caldero caribe cuenta, como base con 6 personas. Sin embargo, cabe resaltar el apoyo significativo de los jóvenes que, desde sus grupos de estudio de cocina tradicional, apoyan la iniciativa, sumando hasta un total de 80 personas que participan de manera activa en la fundación:

 

  • Desde la academia, direccionando la formación de los futuros cocineros, para filtrar su aprendizaje, y llevarlos al punto, que cada uno en su quehacer se convierta en un multiplicador de los principios de la fundación.
  • Desde lo operativo, cuando magistralmente se puede interpretar en un plato, o dos, o en una carta completa, dando la oportunidad a quien disfruta la experiencia de comer de hacer un recorrido por la región.
  • Colectivamente, participan de actividades que hablen de una alimentación justa, limpia y sana, convirtiendo, cada uno de esos valores, en pilares para sus ejecuciones, porque, cuando se empieza a comprender de manera real y sistemática conceptos como el de la seguridad alimentaria, se le comienza a dar valor a cada producto y a quien lo hace posible.

 

Caldero Caribe, quiere que todos los cocineros de Cartagena hagan parte del colectivo, aunando fuerzas para dar a conocer la región Caribe, además de comprender que, si bien es bueno disfrutar del reconocimiento que brinda el oficio, es mucho más importante conocer la realidad del mismo.

 

En palabras de Marling Thorrens, cocinera y representante legal de la fundación: Somos cocineros porque tenemos unas habilidades especiales de interpretar y expresar en platos servidos nuestro contexto. La cocina es un espacio para crecer desde lo humano, y tocar directamente lo humano en otra persona.

 Finalmente, dentro de los programas que se vienen para Caldero Caribe, se quiere: (1) impactar más en el sector de A&B y las comunidades y (2) abrir canales directos entre los productores primarios y los establecimientos; lo que no solo minimizaría costos en la transformación de los alimentos, sino que le daría protagonismo directo al campesino, como encargado de cuidar del producto el tiempo que este necesita para llegar a la mesa. Todo ello, porque, comprender la cocina desde su cosmovisión, es aprender a comer, es sanarse a través del alimento y brindar seguridad social.