Estimados socios, aliados y amigos,

Marther Luther King decía: “siempre es el momento correcto para hacer lo correcto”. Nunca es tarde para emprender buenas y correctas acciones por nuestra ciudad, que nos permitan recuperar el orgullo y la pasión de sentirnos cartageneros.

Fueron dos meses en los que cientos de cartageneros y turistas visitaron nuestras instalaciones con la intensión de apreciar una exposición que nos sensibilizara a través del arte sobre la preservación de nuestro patrimonio natural.

Uno de nuestros propósitos más grandes como institución es poder impactar a las generaciones que serán el futuro de nuestra sociedad, inspirándolos a trabajar por nuestra ciudad y apalancado esfuerzos en torno a lo que todos queremos.

Esta fascinante historia fue publicada en el periódico El Universal, en su sección de Facetas el 21 de enero. 

Con esta linda premisa, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena terminó este año preguntándole a los cartageneros cuáles son sus propósitos para el 2018, con el fin de construir la ciudad que soñamos.

Nuestra Sede Centro continúa con sus puertas abiertas a la exposición Bordes sin límites: Arte y medio ambiente, la cual reúne los trabajos de las artistas Patricia Acosta, Diana Piñeres y Olga Burgos, quienes a partir de diferentes prácticas artísticas, abordan el tema del manglar.

Un año de muchas actividades por Cartagena, en el que nos centramos en acciones que nos permitieran promover el sentido de ciudad y ciudadanía para incidir en el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, involucrándolos en proyectos de desarrollo urbano.

Miembros de la SMPC participaron del 1er Simposio Internacional ‘Pensar y Sentir el Paisaje’, evento celebrado en días pasados en Armenia, ciudad que se proyecta como una referencia paisajística mundial, con una organización social y un paisaje enraizados en la cultura cafetera.

Una exposición que se inscribe dentro de las líneas misionales que orientan la actividad de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena -SMPC, entidad con 93 años de trayectoria y experiencia en la salvaguarda del patrimonio histórico, material e inmaterial de la ciudad, llega a Cartagena y se propone ser un referente en muestras artísticas en torno al medio ambiente.