Fundación Caldero Caribe

A partir de la necesidad de salvaguardar la identidad gastronómica de la región y de mostrar un producto autóctono que hable de nuestras raíces y nuestra historia, reconociendo la importancia cultural, histórica, social e identitaria que el caribe representa para el país y para la región en general, nació Caldero Caribe, una iniciativa de muchos cocineros, que se viene gestando desde hace más de 10 años y pretende resaltar la importancia de que el cocinero se reconozca como actor de una gran cadena, que materializa los sueños de todos los que participan en la tan humana labor de alimentarnos.

Es importante destacar que quienes pertenecen a este colectivo no son solo cocineros, o chefs, sino que son los artistas que toman un producto y lo transforman, para brindar una maravillosa experiencia al consumidor final.

También, manteniendo la conciencia de una cocina tradicional, Caldero Caribe, participa de actividades de compartir un plato, iniciativas mundiales que buscan el aprovechamiento del alimento en todos los sentidos y brinda pequeños talleres que ayudan a formar a las personas que tienen ideas de emprendimiento, resaltando todo el argumento de la identidad y la importancia de las buenas prácticas de manipulación de los productos e insumos para la cocina.

En su equipo de trabajo, Caldero caribe cuenta, como base con 6 personas. Sin embargo, cabe resaltar el apoyo significativo de los jóvenes que, desde sus grupos de estudio de cocina tradicional, apoyan la iniciativa, sumando hasta un total de 80 personas que participan de manera activa en la fundación:

 

  • Desde la academia, direccionando la formación de los futuros cocineros, para filtrar su aprendizaje, y llevarlos al punto, que cada uno en su quehacer se convierta en un multiplicador de los principios de la fundación.
  • Desde lo operativo, cuando magistralmente se puede interpretar en un plato, o dos, o en una carta completa, dando la oportunidad a quien disfruta la experiencia de comer de hacer un recorrido por la región.
  • Colectivamente, participan de actividades que hablen de una alimentación justa, limpia y sana, convirtiendo, cada uno de esos valores, en pilares para sus ejecuciones, porque, cuando se empieza a comprender de manera real y sistemática conceptos como el de la seguridad alimentaria, se le comienza a dar valor a cada producto y a quien lo hace posible.

 

Caldero Caribe, quiere que todos los cocineros de Cartagena hagan parte del colectivo, aunando fuerzas para dar a conocer la región Caribe, además de comprender que, si bien es bueno disfrutar del reconocimiento que brinda el oficio, es mucho más importante conocer la realidad del mismo.

 

En palabras de Marling Thorrens, cocinera y representante legal de la fundación: Somos cocineros porque tenemos unas habilidades especiales de interpretar y expresar en platos servidos nuestro contexto. La cocina es un espacio para crecer desde lo humano, y tocar directamente lo humano en otra persona.

 Finalmente, dentro de los programas que se vienen para Caldero Caribe, se quiere: (1) impactar más en el sector de A&B y las comunidades y (2) abrir canales directos entre los productores primarios y los establecimientos; lo que no solo minimizaría costos en la transformación de los alimentos, sino que le daría protagonismo directo al campesino, como encargado de cuidar del producto el tiempo que este necesita para llegar a la mesa. Todo ello, porque, comprender la cocina desde su cosmovisión, es aprender a comer, es sanarse a través del alimento y brindar seguridad social.